Recomendaciones, Tips

Una libra no es siempre una libra

Gracias a las leyes básicas de la física, una libra no es siempre una libra. Si tomamos el hierro, ya sea como barra o una pila de pesas, uno asumiría que esto representa una resistencia en particular. De hecho, si la tiene, pero solo cuando está en reposo o moviéndose a una velocidad constante. Una vez el hierro se encuentre en movimiento, los cambios de velocidad o del movimiento en sí generan un cambio en la resistencia.

Esta sensación se puede ilustrar mejor con la sensación que sienten las personas en un ascensor. Cuando el ascensor empieza a subir uno se siente pesado, pero cuando el ascensor llega a una velocidad constante uno se siente al peso normal de nuevo y cuando el ascensor se detiene uno se siente más liviano. Una persona parada en una pesa hubiera sentido y visto los mismos cambios en el peso. Aun cuando su peso corporal no presentó ningún cambio, la fuerza ejercida sobre la pesa sí. Esto pasa igual cuando una barra o una pila de pesas es levantada. La fuerza producida por la barra o la pila de pesas, que a su vez es ejercida sobre el cuerpo, cambia de esta misma manera durante el ejercicio. Esto pasa porque la aceleración de la barra ocurre de la misma manera que pasa en un ascensor con gente en su interior.

El fundamento de este fenómeno pudo haber sido tratado dentro de un salón de clases o de la universidad mucho antes que las máquinas de hacer ejercicio fueran una opción. Isaac Newton demostró que este cambio en la fuerza es proporcional a la masa o peso uno está levantando, multiplicado por la aceleración (tasa de cambio en la aceleración).